Sols una pedra més en el camí.

9 abr. 2013

Després de molt de temps sense actualitzar el bloc, avui no puc evitar fer referència a l'experiència que està visquent un dels nostres navegants oceànics. Es tracta de la "mala" experiència de Pablo Torres, un minista que s'ha vist obligat a abandonar el seu barco enmig del Golf de Lleó després que aquest s'enfonsara quan eren de camí a Gènova per una averia als timons. 

La història de'n Pablo és molt especial. És d'aquelles persones que quan tenen una idea al cap, lluiten fins que l'aconsegueixen. La seva idea era (ÉS!) fer una Mini650 amb un barco fet per ell mateix. Va construir el motlle del seu barco a València, així com el casc i la coberta. Després els va ensamblar i el va transportar fins a Cadis, on l'ha acabat de montar per participar a les regates necessàries per aconseguir les milles suficients per inscriure's a la mini d'aquest setembre. 

No obstant, a la primera regata, la de La Grand Motte, el barco no va passar les medicions. En Pablo, a qui vaig tenir el gust de conèixer a la sortida de la Transat650 del 2007 i amb qui vaig fer el curs de seguretat de la ISAF, no va defallir i va decidir passar un mes a França per arreglar els problemes que tenia i poder participar a la regata de Marsella la propera setmana. La mala sort, però, ha fet que hagi d'abandonar el barco a unes 45 milles de Marsella per una via d'aigua. La impotència que pot sentir en aquets moments ha de ser impressionant. Però les forces no li manquen i aquestes són les paraules que ha deixat avui al seu Facebook:

Hemos decidido abandonarlo.

El corazón me decía de salir a buscarlo, como sea, buscar los medios, las formas y los materiales para el rescate. He estado hablando con gente sobre la posibilidad de inflarlo con balizas, esta complicado, quizás no aguantaría la presión, y la bomba para el inflado por supuesto que una de 12 voltios no sería suficiente, debería ser una diesel y con potencia.
El barco se encuentra a unas 60 millas, casi 110 km. Daban para hoy mareton y algo más de viento que ayer. El corazón me dice que eso son cosas fáciles de superar, un par de llamadas y de nuevo los huevos para ir al quinto pino a buscar el barco.

La cabeza me decía otra cosa. Condiciones peligrosas, el rescate no es tan fácil. Las boyas no me garantizan que pueda sacarlo, lo de la bomba no es suficiente porque el barco esta totalmente sumergido, achicaríamos el mediterráneo. Remolcando lo intentamos ayer y nada, tenia tendencia a clavar la proa e irse más a pique, volcarlo no servía de nada, la escotilla seguía sumergida, tapando las vías o la ranura de la caja de orza tampoco porque esta totalmente sumergido. Única solución, balones y aire, Pero balones de verdad, fuertes sin riesgo de rotura.
Pienso que es una operación bastante arriesgada, si nos quedamos tirados con la lancha, de nuevo marrón..

He elegido en estos momentos la opción de la cordura, otra “machada” podría costar caro en esta ocasión, no estoy dispuesto a arriesgar mi vida y la de amigos por un siniestro total…
Ahora toca responder al seguro, que gracias a Dios el barco lo tiene, y hacer las cosas con cabeza. Toca también parar y reconfigurar todo el proyecto, parar un poco esta marcha, pero desde luego, esto no va a quedar así, no pienso parar, lo tomo como un bache, un bache gordo, pero sigo en mis trece.

No se como seguiré, confio en el seguro, y también retomo fuerzas estando unos días en casa, vuestros mensajes y signos de apoyo no tienen nombre, llevo todo el dia emocionado, y digo que me siento la persona mas afortunada del mundo al estar rodeada de personas como vosotros, habeis demostrado un cariño y una ilusión tremenda, mandándome todos los animos y soluciones posibles, eso no tiene precio…

He abandonado el bicho, esta ahora semisumergido, supongo que acabara hundiéndose, o arribará en alguna playa o piedra. No he abandonado el sueño, ni la ilusión. Ahora tengo muchos pensamientos, varias ideas, es momento de arreglar las ideas, darle forma y seguir, seguir como lo hemos estado haciendo en estos años, con esfuerzo, coraje y mucha ilusión!!

Me da mucha pena, hoy me he clavado un puñal en el corazón, pero creo que he evitado más problemas, creo que he tomado yo la decisión más acertada.

Como ha dicho algún amigo, esto no es el final, sino una nueva etapa… Se avecina el bicho II, ya veremos como lo hacemos, pero una cosa si es verdad, estos años de aprendizaje no se han hundido en el golfo de león, ni la ilusión ni las ganas de seguir.

Aprendo de lo sucedido, he cometido muchos errores, durante el diseño, la construcción y la navegación, creo que es la mejor manera de aprender bien algo. Quizás nazca algo nuevo evolucionado, mejorado, con más recursos, con mejores contactos, con mas solera y sobre todo, con mas cojones!!!

Quiero daros todo mi agradecimiento por vuestro interés, por haberos volcado de esa manera conmigo, repito que eso no tiene precio, me siento muy orgulloso de teneros como amigos y familia…

Un besazo y abrazos a todos!!!


Està clar que la seva força i tenacitat no tenen límits. Estic ben segura que o bé aconseguirà recuperar el seu Bicho (bé un mercant, bé arribat a una costa...), bé constuirà un Bicho II molt millor i amb el que podrà aconseguir el seu objectiu.

¡Ánimo Pablo! Todo forma parte del proceso de aprendizaje. De todo se aprende. De está saldrás con más fuerza, más ganas y más experiencia. La salida de la Transat650 está un pasito más cerca.
Un blog viu és aquell en el que es comparteixen experiències entre els seus lectors. M'encantaria llegir els vostres comentaris i suggeriments! Deixa el teu comentari!